Saltar al contenido

Dermatitis en Perros ¿Tu perro se rasca mucho?

dermatitis en perros causas síntomas y tratamientos

Si tu perro sufre, está cubierto de manchas rojas o está desarrollando lesiones o llagas extrañas en su piel, es muy probable que se trate de algún tipo de dermatitis en perros.

Es muy común que los perros de todas las razas y edades desarrollen problemas en la dermis. Hay diferentes tipos de dermatitis que incluyen la atópica, sarna sarcóptica y puntos calientes. Saber qué tipo padece tu mascota puede ayudar a determinar la mejor opción de tratamiento.

Así que hoy te hablaremos acerca de esta afección de la piel, sus causas y posibles tratamientos, incluyendo algunas opciones naturales para que puedas proporcionar alivio.

¿Qué es y cuáles son los tipos más comunes de dermatitis en perros?

En términos generales, la dermatitis es una inflamación de la piel que produce prurito y que se manifiesta de distintas formas, ya sea por la aparición de nódulos, erosiones, úlceras, vesículas, etc.

Estas son las más comunes:

Dermatitis atópica

Es una de las más comunes y pertenece a las enfermedades alérgicas. Estas son las que se producen cuando el sistema inmunológico (que por lo general es responsable de la defensa contra organismos extraños como virus y bacterias) reacciona a sustancias inofensivas que la mayoría de la población tolera sin problemas.

En el caso de la dermatitis atópica, se produce una respuesta inmune inadecuada a las sustancias ambientales y la inflamación resultante provoca una enfermedad de la piel.

Los alérgenos pueden estar presentes en el ambiente y afectar a tu mascota, por lo que es importante identificar qué es lo que está causando la alergia en el entorno y eliminarlo. Las sustancias más comunes que desencadenan reacciones alérgicas son el polvo doméstico microscópico y los ácaros del almacenamiento.

dermatitis atópica en perros

Estos son pequeños ácaros invisibles para el ojo humano que viven en el hogar en lugares como ropa, muebles y alfombras. Normalmente no causan problemas, sin embargo, los animales con dermatitis atópica desarrollan una reacción a estos.

La afección puede deberse también a reacciones a sustancias estacionales como el polen, maleza o árboles. Esto a menudo resulta en una enfermedad tópica que empeora durante los meses de primavera/verano.

Hay ciertas razas ya predispuestas genéticamente a padecerla, como los West Highland White Terriers, Labrador, Sharpei y Springer Spaniels.

La afección se presenta en cara, orejas, patas, axilas y abdomen. Las infecciones de oído recurrentes también son muy comunes y algunos perros con dermatitis atópica solo presentan enfermedad de oído.

Las áreas afectadas presentan enrojecimiento, erupciones cutáneas, aumento de la pigmentación (oscurecimiento de la piel) e infecciones recurrentes.

Otros síntomas comunes que indican que tu mascota puede padecer esta afección son:

  • Se rasca excesivamente las patas, ingle y axilas, sacude la cara por molestias en oídos, boca y ojos.
  • Un olor cutáneo fuerte y desagradable.
  • Se frotan contra alfombras.

Las edades en las que tu perro puede desarrollar esta afección son entre los 6 meses y 3 años de edad. Con el tiempo, la piel raspada puede desarrollar puntos calientes (áreas en carne viva e inflamadas) que pueden infectarse.

A medida que las mascotas envejecen, pueden volverse más sensibles a los alérgenos en el aire. Además, una vez que se desarrolla la atopia de las mascotas, pueden sufrir cada vez más a medida que su piel se vuelve más sensible con el tiempo.

Si tienes un animal con alergias estacionales, verás que sus síntomas duran más o son más severos, por lo que esta atopia estacional, que sucede en primavera u otoño, puede convertirse en un problema durante todo el año. Incluso, puede desarrollarse después de que un animal reciba tratamiento por alergias cutáneas, ya que no dejarán de lamerse o rascarse el área.

tratamiento para eliminar enfermedades de la piel

Por contacto

Como su nombre lo indica, este tipo de afección es causada por el contacto con un agente irritante, como, por ejemplo, si tu mascota desarrolla una erupción con picazón justo en la zona donde tiene puesto el collar.

Los signos típicos incluyen prurito (picazón) y una erupción papular (protuberancias rojas). El prurito puede ser severo.

Las patas y el hocico comúnmente se ven afectados en los animales y, a veces, el interior de las orejas, sobre todo en perros con orejas colgantes que entran en contacto con plantas y hierbas.

También puede ser ocasionada por el contacto con ciertos limpiadores de pisos, productos químicos o cualquier otra cosa con la que la piel de tu perro entre en contacto directo.

Cuando es por contacto, no es tan común en los animales como en las personas, porque la piel de los perros normalmente está protegida por su pelaje. No obstante, puede desarrollarse en áreas del cuerpo donde el pelo es escaso.

La dermatitis de contacto puede ser de dos tipos diferentes: alérgica o irritante.

Las reacciones alérgicas requieren un período de sensibilización durante el cual se desarrolla la respuesta inmunológica. En promedio, este proceso puede desarrollarse de 6 meses a 2 años. Es decir, que los medicamentos y productos químicos que se han utilizado en el pasado sin problemas pueden ser responsables de una reacción en algún momento posterior.

Las reacciones irritantes, por otro lado, no requieren un período de sensibilización, ya que no están mediadas inmunológicamente. Por tanto, se producen la primera vez que una sustancia entra en contacto con la piel.

Son más dolorosas que las pruriginosas, desarrollándose pequeñas vesículas (ampollas) y ulceras. La distribución de las lesiones depende de la naturaleza de la sustancia causante y del patrón de contacto.

Asimismo, pueden desarrollarse infecciones cutáneas bacterianas secundarias debido a traumatismos e inflamación.

Por lamido

Ocurre cuando el animal se lame las áreas de las extremidades, como la cola, las patas o la pierna. También se le denomina “pododermatitis”, por la inflamación que se produce en las patas producto de diversos factores.

Este lamido excesivo conduce a heridas, además de causar picazón en la piel. En casos muy graves, pueden incluso volverse cojos si les afecta las patas.

Este comportamiento puede ser causado por presentar articulaciones o huesos doloridos, por estrés, aburrimiento o TOC. Lamer también puede convertirse en un pasatiempo adictivo para tu mascota.

Por lo general, este problema se presenta en la pata delantera inferior, la base de la cola o parte de las patas. En principio, el área aparecerá enrojecida e irritada con dermis engrosada.

Suele ser relativamente común y presentarse por sí solo o como parte de un problema cutáneo más generalizado. Hay varios factores que influyen, y en algunos pacientes hay más de una causa al mismo tiempo.

Además de los mencionados anteriormente, los otros factores que pueden ocasionar esto son:

  • Parásitos: como los ácaros Demodex, que suelen estar en cantidades bajas en la piel, pero en algunos casos, ya sea debido a una predisposición genética o a algún proceso que afecte al sistema inmunológico, pueden sobrepoblar la piel y causar picor y molestias que desencadena en un excesivo lamido.
  • Cuerpos extraños: como el césped u otros agentes que tienden a penetrar el área de las patas del animal al caminar, provocando inflamación y molestias.
  • Alergias: producen inflamación y enrojecimiento que provoca el lamido del área.
picores y alergias por pulgas

Alérgica por pulgas

Cuando tu mascota es alérgica a las pulgas, deriva en este tipo de afección. En estos casos, lo que ocasiona la reacción no es el insecto ni la picadura en sí, sino su saliva. Un problema que causa un picor excesivo que puede provocar puntos calientes enrojecidos.

En casos normales, tu mascota solo experimenta una irritación leve en respuesta a las picaduras de pulgas. Incluso en presencia de docenas de estas, habrá muy poca picazón. Pero cuando el animal es alérgico, se desencadena una reacción que termina por convertirse en dermatitis.

Cuando es mordido por el parásito, la saliva se deposita en la dermis y una sola picadur basta para un picor intenso. La respuesta de tu mascota va a ser masticar, lamer o rascar, lo que ocasiona heridas abiertas, costras, caída del pelo o una infección bacteriana secundaria.

A veces, pueden verse puntos calientes a lo largo de la base del lomo y en la cola del perro. Estas llagas suelen ser circulares, rojas, supurantes y muy dolorosas, y a menudo requieren atención médica.

La piel llega a ponerse muy gruesa y de color negro al pasar un tiempo. Las áreas que suelen ser más afectadas son la base de la cola, la rabadilla y la parte posterior de las patas.

El problema puede durar todo el año en climas cálidos o en ambientes interiores infestados de pulgas. En regiones con inviernos fríos, la alergia aparecerá estacionalmente durante los meses cálidos del año.

Detectar las pulgas en tu mascota puede ser difícil, pero cepillar sobre una sábana blanca puede ayudar: las heces del parásito, un material oscuro y negro que cae del pelo del animal sobre la sábana advertirán la presencia del mismo.

También se puede utilizar un peine antipulgas para buscar las heces o los insectos. Debes examinarlo con frecuencia si ves que tu perro se rasca demasiado.

Sarna sarcóptica

La sarna sarcóptica es una enfermedad muy contagiosa, causada por el ácaro sarcóptico, que termina por ser sumamente irritante para los perros. Los ácaros se alojan bajo la piel y ponen huevos que eclosionan entre 3 y 10 días, produciendo larvas que se mueven sobre la superficie de la piel y eventualmente maduran hasta convertirse en adultos.

Después, estos ácaros ya adultos ponen huevos, repitiéndose el ciclo. Todo el proceso crea una reacción alérgica que produce picor y provoca un intenso rascado. Esto produce pérdida de pelo, costras o llagas abiertas. Por lo general, afecta las áreas del vientre, las orejas, las piernas y el pecho.

A diferencia de otro tipo de dermatitis, esta enfermedad es contagiosa y se puede transmitir por contacto entre perros, ya sea directo o por medio de objetos o zonas en común, como por ejemplo, una cama compartida.

A menudo se transfiere en pensiones, parques para perros, peluquerías y refugios para animales.

La afección la pueden contraer humanos u otros animales, como los gatos. No obstante, los ácaros solo pueden completar su ciclo en perros. Es por esto que en el caso de felinos y humanos desaparece por sí sola y es de corta duración.

Entre los signos de la sarna sarcóptica están:

  • Rascado y mordeduras excesivas.
  • Piel roja e inflamada.
  • Heridas abiertas.
  • Pérdida de cabello.
sarna sarcóptica muy contagiosa

Piotraumática

Ocurre cuando los perros se lamen, muerden y se rascan de manera constante y la piel no se puede curar de manera adecuada. Esto da como resultado un crecimiento excesivo de bacterias y, en última instancia, el desarrollo de puntos calientes.

La razón es de un problema cutáneo subyacente. Los pastores alemanes y los perdigueros de oro son más propensos a esto que otras razas, pero ninguna es inmune.

Los signos incluyen pérdida de cabello, dermis enrojecida e inflamada, así como la posibilidad de que se formen llagas y pus.

Por hongo (malassezia)

La malassezia es un tipo de levadura inofensiva que reside en la piel de la mascota. Tiene una relación mutuamente beneficiosa con las muchas especies de bacterias que también colonizan la superficie de la piel.

La especie más común que se encuentra en perros y gatos es Malassezia pachydermatis, y está presente en toda la dermis, en los conductos auditivos y en las superficies mucosas (oral, anal, vaginal).

Para la gran mayoría de los animales, estos organismos de levadura no causan daño. Pueden surgir problemas si las poblaciones de malassezia se salen de control. Esto es más probable en perros con predisposición a alergias cutáneas o seborrea.

La piel puede verse grasosa, enrojecida, escamosa, engrosada y oscura. Si se forman llagas, estas pueden liberar una secreción apestosa.

Se observa con mayor frecuencia cerca de las patas, el cuello y las axilas, así como en las piernas.

Cuando la enfermedad ha estado presente durante algún tiempo, la piel se vuelve más gruesa y con frecuencia se oscurece debido a una excesiva pigmentación. Esta infección fúngica también puede resultar en una decoloración marrón rojiza de las garras.

Hay varias teorías sobre por qué la levadura normalmente inofensiva produce dermatitis. Es probable que esté involucrado un aumento de la humedad, ya que es más común en climas húmedos y en ciertas áreas como los conductos auditivos y los pliegues cutáneos.

Es probable que también estén implicadas mayores cantidades de nutrientes y factores de crecimiento para los hongos, ya que los animales con trastornos escamosos subyacentes, enfermedades hormonales y alérgicas, tienen más probabilidades de sufrir este problema.

Además, algunas razas parecen particularmente susceptibles a la malassezia, por lo que la genética también podría desempeñar un papel. La prueba de diagnóstico más útil consiste en tomar una muestra con hisopo o cinta adhesiva de la piel para teñirla y examinarla bajo un microscopio.

Esto permite a los especialistas examinar el material de la superficie y evaluar la cantidad de microbios. Dado que los organismos están presentes en animales sanos normales, no es significativo encontrar cantidades bajas o levaduras ocasionales.

No obstante, en los casos anormales, los hongos pueden estar presentes por miles, y, a menudo, se asocian con células inflamatorias. Generalmente son de color púrpura azul debido al tinte utilizado para el examen.

revisión y diagnostico de la dermatitis

Dermatitis en perros, causas y síntomas

Puede variar, pero las causas más comunes son:

  1. Polvo doméstico.
  2. Varios tipos de polen.
  3. Esporas de hongos.
  4. Ácaros.
  5. Objetos varios.
  6. Corteza de árboles.
  7. Pulgas y garrapatas.
  8. Alérgenos en los alimentos.
  9. Hierba.
  10. Predisposición genética.

Identificar esta afección es muy sencillo, aunque para un diagnóstico detallado, debes llevarlo al veterinario. Los signos generales que indican que tu mascota sufre de dermatitis son:

  1. Picor.
  2. Piel roja.
  3. Llagas, úlceras o puntos rojos.
  4. Manchas oscuras.
  5. Tu perro se muerde la base de la cola y patas.
  6. Infecciones de oído recurrentes y picor en los mismos.
  7. Se lame constantemente.

Otros síntomas no tan comunes:

  1. Conjuntivitis recurrente.
  2. Transpiración excesiva.
  3. Eritema facial.
  4. Xerosis (dermis áspera y seca).

El veterinario puede diagnosticarla tras una evaluación exhaustiva de la historia del paciente, la evaluación de los signos clínicos y el descarte de otras enfermedades similares. Desafortunadamente, no existe una prueba única que diagnostique de manera definitiva la afección.

La ubicación de la zona puede ayudar con la detección. El estándar de oro es la prueba intradérmica que permite observar la reacción a una variedad de alérgenos inyectados en la dermis. Con esta prueba se consigue la detección de los distintos agentes que pueden causar la alergia y posteriormente ayuda en el tratamiento de los perros afectados.

Razas más propensas a la dermatitis en perros

American Pitbull

Las alergias en esta raza son extremadamente comunes, especialmente en el área cutánea. Los factores que los afectan son causados por alérgenos ambientales, como las pulgas, la hierba, polen o polvo.

Los alérgenos alimentarios comunes incluyen carne de vaca, trigo, arroz y maíz.

Bichón Frisé

Es común que este tipo de perro sufra de dermatitis en perros de contacto por factores ambientales y alimentarios. Son sensibles a las picaduras de pulgas y alérgenos en el aire de la hierba, flores, árboles y polvo.

Bóxer

Al igual que las razas anteriores, los bóxer sufren de alergias alimentarias y ambientales. Son particularmente sensibles a la comida con un alto contenido de granos, incluido el maíz o el trigo.

Las alergias a los árboles, las malas hierbas, el polen y el polvo pueden afectarlos durante todo el año.

Grifón de Bruselas

La dermatitis en el área cutánea es la primera de la lista. Las áreas más afectadas son los pies, el abdomen, los pliegues de la piel y las orejas.

Debes estar atento, ya que es una raza muy delicada y pueden desarrollar la afección al lamerse las patas, frotarse la cara y por las frecuentes infecciones de oído. Las alergias se manifiestan tempranamente, de 1 a 3 años.

Bull Terrier

Son especialmente propensos a sufrir la variante atópica de la enfermedad. Tienen una dermis muy sensible y es normal que sufran alergias por contacto y les afecten alérgenos inhalados, como detergentes, productos químicos, polen, polvo y moho.

Cocker Spaniel

Las tres alergias que más los afectan son las alimentarias, por inhalación y por contacto. La primera se manifiesta típicamente con picores en las patas y oídos. Las otras 2 son causadas comúnmente por el polen, plástico, lana, cobre, arena y materiales sintéticos.

Pastor alemán

Son afectados por factores del ambiente, como el polen y de alimentos como la carne de vaca, pollo, maíz, soja, lácteos y trigo. Los que tienen pelo corto sufren por contacto con pulgas.  

Golden Retriever

La afección se puede manifestar en esta raza en 4 formas principalmente:

  • Por pulgas.
  • Alimentos.
  • Contacto.
  • Alérgenos inhalados.

Entre los irritantes que los afectan se incluyen polen, polvo, pulgas, moho, césped y malezas. Los alimentos que pueden desencadenar algún tipo de reacción son la soja, el trigo, los lácteos, la carne de res y algunas aves.

Labrador

Pueden desarrollar la enfermedad por bacterias, contacto, inhalación, pulgas y alimentos. A este tipo de raza hay que mantenerle una dieta especial y comprar productos Premium que no incluya los ingredientes comunes de la comida para perros, como la soja, carne de vaca, maíz, pescado y pollo.

Maltés

Son sensibles sobre todo al contacto de telas o plásticos, como por ejemplo, un cuenco de comida. Debes estar muy atento, ya que esto se manifiesta con sarpullido, adelgazamiento de cabello, problemas en ojos, oídos o nariz.

como curar la dermatitis en perros

Tratamiento para la dermatitis en perros

La dermatitis en animales no se puede curar. Los pacientes con esta enfermedad la padecen durante toda su vida y se debe tratar a largo plazo. Sin embargo, las afecciones en la dermis pueden tratarse de forma muy eficaz en la gran mayoría de los casos.

Los tratamientos para la dermatitis en perros que existen tienen como objetivo reducir el sistema inmunológico hiperactivo y también mejorar la barrera de la piel para evitar una mayor penetración de las sustancias causantes (alérgenos).

Si bien no «curan» la alergia, tienen como objetivo mejorar los signos clínicos y la comodidad de tu mascota.

Existen opciones diferentes y combinaciones para esto, todas con sus propias ventajas y desventajas. Tu veterinario es quien debe decirte cuál es el más adecuado para tu perro y cuál va a ser más efectivo para él. Te decimos a continuación cuáles son las más comunes:

Inmunoterapia

Se le conoce también como vacuna desensibilizante y es una opción de tratamiento a largo plazo que se administra mediante inyección durante un período de 9 meses a 1 año con el objetivo de reducir la respuesta inmune hiperactiva.

Por lo general, la inyección la coloca el especialista debajo de la piel y empiezan  a intervalos de 2 semanas antes de pasar a inyecciones mensuales.

Para tener la información necesaria para completar este tratamiento, primero se deben realizar las pruebas de alergia. Estas pruebas son similares a las de alergia intradérmica, que es más bien como una prueba de punción cutánea en humanos.

Sin embargo, alternativamente puede hacerse un análisis de sangre, que se utiliza para detectar niveles circulantes de anticuerpos.

Se realiza bajo sedación ligera e implica inyectar un panel de alérgenos en la piel para ver si ocurre una reacción.

Tanto este como el análisis de sangre tienen como objetivo identificar posibles sustancias desencadenantes (alérgenos) que después se pueden usar para formular inmunoterapia para el paciente.

Si bien la inmunoterapia no es eficaz en todos los animales, puede proporcionar una forma sin fármacos de controlar la dermatitis con muy poco riesgo de efectos secundarios a largo plazo.

inmunoterapia para curar la dermatitis en mascotas

Eliminar alérgenos

Si se trata de dermatitis en perros por contacto directo con alérgenos, sean pulgas, plantas, alimentos, objetos u otros, lo mejor es detectarlos y eliminarlos para evitar que sigan provocando reacciones en tu mascota.

Por supuesto, esto debe alternarse con otras opciones, pero es indispensable que si detectas lo que desencadena la reacción, te deshagas de ello.

Tratamiento oral (cuando es por levaduras)

En casos más graves, crónicos o persistentes de dermatitis en perros ocasionada por hongos, a menudo se requiere el uso de medicamentos antimicóticos orales o sistémicos.

Muchos perros con dermatitis por levaduras también tendrán una infección cutánea bacteriana (pioderma) y requerirán antibióticos para tratar la infección de 4 a 12 semanas.

Aunque estos medicamentos son muy eficaces, deben administrarse durante períodos prolongados (a menudo, varios meses).

Como tienen efectos secundarios potenciales, particularmente en el hígado, es necesario un control estricto con análisis de sangre de rutina.

Si el perro tiene una recaída de la infección por hongos después de un tratamiento inicial exitoso, por lo general se requerirá una dosis más alta del medicamento antimicótico.

La mayoría de los perros con dermatitis por levaduras avanzada o crónica se trata con una combinación de tratamiento oral y tópico.

Otros tratamientos comunes

  • Corticosteroides: para reducir rápidamente el picor y la inflamación. No obstante, su uso tiene efectos secundarios, sobre todo a largo plazo.
  • Antihistamínicos: puede ayudar a controlar el picor, pero generalmente tiene un efecto leve y puede ser mejor cuando se usa junto con otros tratamientos.
  • Ciclosporina: fármaco que modula el sistema inmunológico (ya que las alergias son una respuesta inmunitaria excesiva). Es relevante en casos más severos, cuando los perros tienen brotes frecuentes.
  • Inhibidores de JAK: una nueva clase de fármaco que se dirige a los mensajeros químicos implicados en la picazón y la inflamación.
  • Ácidos grasos (cápsulas de aceite de pescado): para reducir la inflamación y volver a poner aceite en la piel seca y escamosa para construir su barrera protectora.
  • Emolientes (lavados de avena): para devolver la humedad a una capa seca y escamosa. Esto proporciona solo alivio a corto plazo. Además de que puede eliminar el alérgeno residual de la piel, por ejemplo, el del polen de una planta a la que el perro es alérgico. Los champús medicinales pueden tratar patógenos particulares involucrados.
  • Tratamientos tópicos: como cremas o aerosoles anestésicos locales o corticosteroides.
  • Modificación de la dieta: eliminando los alérgenos dañinos o proporcionando aditivos, como los ácidos grasos, para construir una barrera cutánea.
  • Tratamientos específicos: para patógenos sospechosos de estar implicados en la enfermedad, como antibióticos, antifúngicos o antiparasitarios.
alergias en perros tratamientos caseros

Tratamiento en casa

Puedes aplicar una rutina de lavado para ayudarlo a sentir alivio en su piel. Te recomendamos seguir los siguientes pasos:

  1. Bañar a tu mascota con champú indicado. Si tiene el pelaje muy largo, puedes recortarlo un poco, pero no recomendamos afeitarlo, ya que puede empeorar su condición.
  2. Una vez que esté seco, puedes aplicar una loción especial para las áreas afectadas de la piel. Lo mejor es consultar con tu veterinario sobre qué producto es el mejor para tu mascota. Generalmente, este tipo de lociones se pueden aplicar 2 veces al día de 1 a 3 semanas, dependiendo de la gravedad.

A medida que la piel de tu perro comience a sanar, puedes aplicar cremas de restauración celular naturales. Este tipo de cremas especializadas ayudan a facilitar el crecimiento y estimula la regeneración de nuevas células sanas mientras mantiene la piel suave y acondicionada.

De todos modos, todas estas dudas debes hablarlas con tu veterinario de confianza.

Una vez que hayas completado el tratamiento para la dermatitis en perros, continúa bañando con barras de champú y acondicionador para cada sesión. Esto ayuda a mantener la piel de tu mascota en niveles óptimos de pH y evitará que recaiga.

Báñalo cada semana durante el primer mes, después dos veces al mes o según sea necesario.

No lo bañes con demasiada frecuencia. A medida que la piel y el pelaje recuperen la salud, empezarán a equilibrarse sus propios niveles de pH.

Alternativas naturales

Te recomendamos algunas opciones naturales que pueden aliviar y disminuir la alergia:

  • Aceite de oliva: aplícala sobre las zonas resecas para hidratar y evitar agrietamientos.
  • Arcilla: aplicar sobre el área afectada, ya que actúa como antiséptico, desintoxicante y antiinflamatorio que depura la piel.
  • Vinagre: en el caso de que la causa sean hongos, puedes aplicar en la zona afectada un poco de vinagre de manzana.
  • Manzanilla: es antinflamatoria e hidratante. Aplicar con un algodón en el área.

Pronóstico

El pronóstico de la dermatitis en perros es, por lo general, bueno. Si bien la afección requiere un tratamiento a largo plazo, la mayoría de los casos responden de manera favorable y la picazón se reduce al poco tiempo de empezar la terapia.

En casos con alergias subyacentes o compromiso inmunológico, el pronóstico se basa en la capacidad de controlar esas afecciones.

No es raro que los perros con alergias cutáneas graves tengan infecciones cutáneas secundarias recurrentes por levaduras o bacterias. A veces,2 o 3 veces al año.

Como en muchos casos, es una afección de por vida, se recomiendan reexámenes periódicos con un dermatólogo para mantener un estricto control sobre la enfermedad y sus signos clínicos.