Saltar al contenido
Yorkshire Terrier

Adiestramiento positivo

adiestramiento positivo

Los perros son extraordinarios animales de compañía que suelen generar muchos momentos de felicidad a todos los que se encuentren a su alrededor. No obstante, desde que son muy pequeños también pueden desarrollar ciertas conductas innatas que complican la convivencia y que podemos solucionar mediante el adiestramiento positivo.

Para evitar que ocurran situaciones desagradables, resulta indispensable utilizar diferentes métodos de aprendizaje. El adiestramiento positivo ha dado muy buenos resultados y se ha configurado como una de las alternativas más eficaces para producir comportamientos adecuados en las mascotas.  

Consideraciones previas

La vida de un perro pasa por distintas etapas de desarrollo. Los cachorros son como niños pequeños llenos de energía y alegría. Se mueven sin parar y quieren jugar a toda hora. Para ellos, cualquier cosa es un juguete perfecto para morder y divertirse. Sin orientación, esto puede representar un serio problema.

Con el paso del tiempo alcanzan la madurez y las conductas efusivas suelen mermar. Sin embargo, el entrenamiento es esencial si quieres tener un perro educado y que se porte bien tanto dentro de la casa como fuera de ella.   

Cada animal tiene su propia personalidad con características individuales y actitudes muy peculiares que los diferencian. Asimismo, determinadas razas son más fáciles de adiestrar, bien sea por su predisposición genética, inteligencia natural o carácter.

Ciertas instrucciones funcionan muy bien para algunos pero para otros no tanto. Por eso, resulta trascendental conseguir una modalidad de enseñanza eficaz y respetuosa

educar a un perro sin castigos

Entrenamiento que transforma conductas

La educación es fundamental para producir comportamientos apropiados. A fin de conseguir el equilibrio emocional del perro y promover la adaptación al entorno donde vive, los cuidadores deben generar espacios para guiarlo de forma progresiva a muy temprana edad.

Resulta indispensable ganar la confianza del peludo. Apartar tiempo de calidad para el entrenamiento mejora la comunicación y crea un vínculo especial. Durante el proceso, el dueño enseña que existen conductas permitidas y no permitidas.

Es obvio que deseas que tu perro haga sus necesidades fisiológicas en determinado sitio, que no salte desaforadamente sobre ti u otras personas cuando salude, que no ladre de manera continua o que esté al tanto de que no puede morder cualquier objeto que se le antoje.

Existen situaciones cotidianas que hay que corregir con un buen programa de adiestramiento. La acción de adiestrar aumenta el control. Está orientada a conseguir la obediencia de órdenes básicas y también a desarrollar otras habilidades concretas.

Llama la atención un perro que sea capaz de permanecer sentado o tumbado, rodar y acostarse boca arriba, saludar con la pata o responder de modo inmediato cuando lo llamas. Además, podrían aprender otras destrezas avanzadas como abrir y cerrar puertas o cajones, buscar objetos o personas y más. 

¿Qué es el adiestramiento positivo?

El adiestramiento positivo es una herramienta utilizada para modificar la conducta de cualquier perro. Básicamente, consiste en hacer que la mascota repita las acciones que son consideradas como apropiadas con la ayuda de determinadas recompensas.

Siempre que la acción que realice sea favorable, el entrenador ofrecerá algún premio. Existen diferentes clases de premios, desde bolas de pienso, porciones de pollo, snacks, mordedores, pelotas, palabras de felicitación, juegos o simplemente muestras de afecto.

En cuanto a los alimentos, se recomienda proporcionar algo que les guste pero que también sea saludable y preferiblemente natural. La ingesta indiscriminada de premios podría ocasionar un incremento considerable de sus calorías o producir otros problemas físicos como el sobrepeso.

La recompensa tras una buena actuación es asociada de manera inmediata por la mascota. Por lo tanto, sabe que cada vez que repita determinada acción le espera una recompensa. Después de cierto tiempo ya no será necesario un premio y actuará por asociación.

Las conductas reforzadas suelen ser repetidas por los perros una y otra vez. Aquellas que han sido ignoradas se desvanecen con el tiempo.

Omite por completo los comportamientos inadecuados. Hay que evitar las correcciones o, mejor aún, suprimirlas en su totalidad. En contraste, el guía debe trabajar el control de los estímulos y el refuerzo de todas las conductas deseadas.

El objetivo principal radica en mostrar lo que quieres que el perro haga, que sepa cuál es la conducta que apruebas y no enfocarte en el comportamiento desaprobado. En este tipo de entrenamiento siempre predomina el bienestar y el respeto hacia el animal. Esto significa educar con amor y sin maltratos o represiones.

adiestrar en positivo a tu Yorkshire terrier

¿Cómo entrenar a tu perro positivamente?

Los dueños son los primeros que deben aprender a controlar sus actos, ser pacientes y evitar emitir mensajes confusos. La comunicación tiene que ser completamente fluida. Utilizar un lenguaje positivo y comprensible para tu perro. Los gritos, sustos, golpes, amenazas y castigos son técnicas que se descartan en su totalidad. 

Las lecciones de aprendizaje desde el punto de vista positivo producen muy buenos resultados. Para entrenar al peludo de la mejor manera debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Utiliza comandos cortos para enseñar ciertos comportamientos como por ejemplo ven, arriba, abajo, fuera, quieto, siéntate, entre otros.
  • En el momento en que el perro realice lo que le pides, entrégale inmediatamente la recompensa. La idea es que asocie la buena acción con la recompensa.
  • Las sesiones deben ser cortas y divertidas para no abrumar a la mascota. El uso del clicker ha dado muy buenos resultados con esta metodología.
  • Una vez que la mascota aprende la nueva orden se recomienda reducir la entrega de premios. Te darás cuenta que con la pronunciación del comando será suficiente. Los mensajes verbales o las muestras de afecto deben mantenerse.
  • Procura combinar diferentes ejercicios para conseguir el objetivo pautado.
  • Retira de inmediato los premios o recompensas cuando la conducta sea inapropiada.
  • Usa el refuerzo positivo siempre que sea necesario. Cuantas más veces practiques, mayores serán las probabilidades de fomentar las conductas deseadas. Aprovecha el tiempo para estrechar los vínculos y aumentar la confianza.

Prácticas que hay que evitar y sustituir por enfoques positivos

La creencia de que los castigos funcionan mejor para entrenar a tu amigo de cuatro patas ha sido muy cuestionada. Los adiestramientos negativos producen mayor agresividad, el uso de la represión aumenta los niveles de ansiedad y el miedo. La depresión se hace presente, así como, la timidez y hasta la pérdida del apetito.

La única acción de castigo que está permitida en el refuerzo positivo sería retirar el premio cuando la mascota hace caso omiso a alguna instrucción.

La práctica adecuada de este método de aprendizaje tiene un efecto favorable en la salud de la mascota. Con acciones muy sencillas logras que el peludo adopte patrones de comportamiento beneficiosos para él y todos los que lo rodean.

Adiestramiento positivo y apoyo de los profesionales

En algunos casos extremos, la situación se escapa de las manos y resulta imposible alcanzar cambios importantes después de numerosos intentos. Sea porque el peludo haya experimentado traumas previos o tenga un carácter indomable.

En tales circunstancias, nunca recurras a los castigos negativos o prácticas de maltratos. Para saber con exactitud si necesitas la ayuda de los profesionales evalúa a profundidad la situación. Estos son algunos elementos que debes considerar:

  • Realiza sus necesidades fisiológicas en sitios inadecuados pese a los múltiples esfuerzos de canalizar esta acción hacia cierto lugar específico.
  • Problemas de interacción con otros perros, personas y mascotas en general. La socialización es deficiente o nula.
  • Reiteradamente ataca o muerde sin razón aparente, ladra sin parar o destroza objetos.
  • No obedece instrucciones de ningún tipo y mucho menos atiende a tu llamada.
  • Se observa decaído o sin ánimo, no muestra interés en llevar a cabo actividades físicas.

Una vez que se ha identificado el problema, lo primero que hay que hacer es realizar una evaluación médica para descartar posibles problemas físicos. De acuerdo al resultado, lo más recomendable es buscar el apoyo de expertos para que te ayuden a enmendar tales comportamientos. 

adiestramiento positivo para modificar conducta inapropiada

Los principales beneficios del adiestramiento positivo

Recuerda que para obtener resultados favorables con el método de adiestramiento positivo es muy importante conocer a profundidad las necesidades de la mascota, así como entender su lenguaje corporal. A continuación, los principales beneficios.

Método de aprendizaje al alcance de todos

Las personas que asumen la responsabilidad de tener un perro saben que deben establecer ciertas normas básicas de convivencia. El refuerzo positivo es una metodología de aprendizaje muy fácil de aplicar y que puede ser llevada a cabo por cualquier persona. No necesitas ser especialista en la materia.

Hasta los niños participan en la educación de las mascotas con este método que no requiere de ningún utensilio de castigo. Con un puñado de golosinas, caricias, palabras de felicitaciones y muchas ganas de divertirse será suficiente para ayudar al mejor amigo del hombre a adquirir buenos hábitos de conducta.

Vínculos fuertes entre los humanos y perros

La estimulación es la base fundamental de cada una de las técnicas utilizadas. Con el paso de los días, los peludos atienden todas las indicaciones gracias al sistema de recompensa. El orgullo por tu mascota cada vez será mayor a medida que observas sus progresos.

Contrario al efecto que producen los malos tratos y gritos, con esta herramienta el perro memoriza las conductas adecuadas y de inmediato las asocia con la obtención segura de unas agradables caricias o ese delicioso trozo de comida que tanto le gusta.

Simultáneamente se fortalece la relación y aumenta tanto la empatía como la comunicación entre los involucrados. Los elogios son recibidos muy bien por el animal, estará muy feliz de complacerte. La seguridad, confianza y el amor mutuo se ponen de manifiesto.

Eliminación de toda clase de comportamientos inadecuados

La eliminación de ciertos comportamientos inadecuados es posible gracias a este tipo de entrenamiento. Sirve para controlar la timidez, el miedo y la ansiedad. Muchos patrones de conducta inapropiados surgen por la deficiente actividad física. 

El adiestramiento en positivo aborda de manera integral el asunto. Además de entender mejor a tu amigo, la creación de espacios para liberar la energía acumulada contribuye a suprimir determinados patrones de desobediencia, agresividad u otras acciones destructivas.

Tu perro rápidamente aprende cuales son las cosas que te gustan y cuáles están prohibidas. Sabe que recibirá alguna recompensa por cada cosa que haga bien, contrario a las acciones inadecuadas que son ignoradas y sin premiación.

Múltiples usos

El método de adiestramiento positivo puede ser utilizado para enseñar comportamientos básicos esperados en el día a día como caminar junto a ti cuando sale de paseo, obedecer las instrucciones o hacer sus necesidades en el sitio destinado para ello.

Así mismo, ha sido usado con extrema eficiencia para ayudar a los peludos a desarrollar otras habilidades más avanzadas. En el contexto laboral esta técnica funciona muy bien para que aprendan a detectar explosivos o narcóticos, buscar personas extraviadas, participar en rescates y más.

Los perros guía que acompañan a las personas con discapacidad visual normalmente son entrenados con las técnicas de entrenamiento en positivo. En estos casos, la recompensa de cada pequeño logro y progreso en el aprendizaje arroja muy buenos resultados.

el refuerzo positivo en perros

Contribuye a la integración familiar

Cuando una mascota llega al hogar, se convierte en un miembro más de la familia. Tanto los niños como los adultos le dan la bienvenida y forzosamente deben ponerse de acuerdo para aplicar la misma metodología de enseñanza a fin de no confundir al animal.

Suele ser muy útil hacer una lista con las conductas permitidas y no permitidas. Establecer con claridad aquellas que desean reforzar positivamente a través del sistema de recompensas. La dedicación y constancia de todo el grupo familiar son elementos claves para conseguir los objetivos pautados. 

El fortalecimiento positivo de las buenas acciones produce el máximo bienestar

Los perros deben aprender que existen ciertos límites que hay que respetar. Las decisiones sobre lo que pueden o no hacer está en las manos de sus cuidadores. Estos son los que determinan si tienen permiso para subir al sofá, el lugar donde jugar o incluso dormir.

Uno de los tipos de adiestramiento más adecuado para los perros es el de refuerzo positivo. La razón obedece a que estos animales de compañía actúan por instinto y rápidamente asocian cada conducta con algo positivo o negativo.

Esfuérzate por fortalecer las buenas acciones a fin de asegurar el bienestar de tu mejor amigo. En poco tiempo notarás cambios importantes favorables, lograrás tener un peludo educado, sociable y completamente feliz.

Otros métodos de adiestramiento canino