Saltar al contenido
Yorkshire Terrier

Adiestramiento básico canino

adiestramiento básico canino

El adiestramiento básico de un perro es parte fundamental de su crecimiento. Enseñarle a comer, sentarse, o ir al baño son acciones básicas que desde pequeño debe conocer para que la convivencia en el hogar sea armoniosa.

Educarlo para que cumpla órdenes básicas no es muy complicado. Se trata de saber tener paciencia y seguir algunos consejos para lograr que el perro pueda entender lo que se le está indicando.

Adiestramiento básico

El proceso de educación de un perro se divide en 3 niveles: básico, medio y avanzado. En cada etapa, el animal aprende diversas órdenes con distintos grados de dificultad.

En el caso del adiestramiento básico, las indicaciones son muy simples: comer, estar quieto, parado, sentado, donde debe ir al baño, algo que toda mascota debe aprender en su vida.

Esta educación debe empezar en los primeros meses de vida del perro, durante el cuarto y séptimo mes. En caso de que sea un perro adoptado que nunca haya tenido ningún tipo de educación, el proceso debe ser lo antes posible, desde el día uno.

Fases del adiestramiento básico

Por tratarse de los primeros pasos educativos del perro, el adiestramiento básico debe hacerse por partes. De acuerdo a los expertos en entrenamiento canino, se pueden definir 5 fases del adiestramiento básico.

Fase 1

Esta primera etapa se limita a unas 3 lecciones, son acciones sencillas que el perro debe aprender a entender en cualquier escenario y horario. El mensaje se acompañará siempre con señas visuales y verbales, dejando de lado el lenguaje corporal porque puede generar confusión en el animal.

Aquí el perro deberá aprender a:

Reconocer su nombre: Esto es algo primordial, repetirlo las veces que sean necesarias. Es importante evitar usar otro nombre para llamar al perro en función de que pueda acostumbrarse al mismo, y cuando responda premiarlo y hacerle saber que lo está haciendo bien.

Estar quieto. Porque a nadie le gusta un cachorro hiperactivo y que no sepa controlarse. La técnica en este caso es colocarse a la altura del animal y empuñar una comida o golosina que vas a poner cerca de su hocico para que lo olfatee, una vez reconozca el olor, comenzará a lamer la mano y a tratar de conseguirla, pero será cuando deje cuando abras la mano para que el perro pueda comerla. 

Esta acción debe repetirse varias veces para que asocie el hecho de alejarse a obtener la comida. A medida que el animal vaya aceptando esto, se puede añadir el comando “deja” para reforzar la instrucción.

Sentarse. una orden que resultará de mucha utilidad cuando se dan los paseos en la calle. Al igual que con la de estar quieto, se requiere de una golosina como estímulo. 

Empúñala y permite que el perro la olfatee. Después, se pasa el puño por encima de su cabeza y se traza una línea recta que apunte hasta su cola. A medida que se va moviendo la mano hacia atrás, el perro se irá sentando. Una vez conseguido esto, se le da la golosina al cachorro como recompensa.

adiestramiento básico canino

Fase 2

El objetivo principal de esta etapa es ir eliminando el uso de la comida como recompensa y reemplazarlos por felicitaciones efusivas o palmadas de cariño que le demuestren que lo está haciendo bien. También se añaden distracciones para reforzar el comando y el lenguaje corporal y las señas se dejan de lado.

Aquí el adiestramiento se limita a:

Enseñarlo a echarse o tumbarse. Para esto, primero se le indica que se siente y luego con una galleta o comida en la mano se le acerca al hocico y tan pronto la olfatee, bajar la mano hasta el nivel de sus patas e instintivamente dejará caer su cuerpo a este nivel. 

Esta acción deberá repetirse varias veces y cuando lo haga con rapidez, es momento de introducir la orden échate mientras se está tumbando para que asocie la palabra con el movimiento.

Que aprenda a mirarte. Para esta orden es necesario sentarse al frente de animal, hacer contacto visual con él y decir el comando mírame, cuando el perro mire a los ojos, se le premia. Que aprenda esto es importante, en especial cuando se dan los paseos, para que esté atento en el momento de cruzar la calle.

Estas nuevas técnicas deben practicarse en ambientes donde existan distracciones para que el perro pueda atender la orden sin importar si están dentro de casa o en el parque, donde el ruido pueda representar una barrera para la comunicación entre ambos.

En relación a la eliminación del estímulo alimenticio, el mismo debe hacerse de forma gradual. Lo recomendable es hacerlo interdiario y aumentar gradualmente el número de días hasta que el perro no tenga la necesidad de comer después de que haga algo que quieras. 

Fase 3

Las lecciones en este nivel van enfocadas al comportamiento del perro mientras estáis caminando o cuando llegan personas.

Caminar a un ritmo pausado. Es muy incómodo caminar con un perro que quiera ir a un paso más rápido o que esté tirando constantemente de la correa. Para evitar esto, es necesario garantizar que el arnés no le incomode, sacar al animal al menos 2 veces al día y darle su espacio.

Es importante ser consciente que durante los primeros 5 o 10 minutos el perro estará emocionado de salir a la calle por lo que es normal que durante este tiempo quiera ir a su ritmo, también estos primeros minutos son para que haga sus necesidades. 

No se debe forzar o querer frenar. Una vez pasado este tiempo, se usan los comandos quieto y mírame para hacer contacto visual y dar inicio a la caminata. Las veces que el perro quiera ir más rápido, se vuelven a repetir ambos comandos hasta que entienda la petición y una vez que lo consiga se le premia.

Aprender a saludar a las personas de forma correcta, indistintamente sea cuando estáis en casa o cuando algún conocido se acerca estando en la calle. 

Lógicamente, el entrenamiento en este caso debe empezar en casa. Si el perro se lanza encima cuando llegue de calle, debes darte la vuelta e ignorarlo. Solamente se le saludará una vez que el animal se calme. Esta misma acción la deben repetir todos los integrantes de la casa, propios y visitantes.

educar un cachorro Yorkshire terrier

Fase 4

La duración de las respuestas ante las órdenes que se dan es importante, en especial cuando se trata de órdenes como quieto, mírame o sentado. De nada vale que el perro solo cumpla con la orden un minuto, es necesario garantizar que pueda mantenerse en el estado deseado por el tiempo necesario.

Para conseguir esto, se debe contar con un clicker, se da la orden, por ejemplo, sentado, y se comienza a contar de la siguiente manera, “mil, mil uno, mil dos, mil, mil tres, mil cuatro, mil cinco, mil” Si antes de culminar esta secuencia el perro deja de cumplir la orden, se acciona el clic, se le vuelve a indicar que se siente y se empieza la ronda nuevamente hasta que el perro consiga cumplir toda la secuencia para poder premiarlo con una palmada o abrazo efusivo.

Fase 5

Se trata de conseguir que el perro mantenga la respuesta sin que sea necesario estar delante de él, en función de que puedas realizar otras actividades y que el perro se mantenga en la posición ordenada.

En esta oportunidad, después de dar la orden comienzas a alejarte dando pasos cortos, si el animal se mueve, se da la orden nuevamente y se empieza el proceso nuevamente hasta lograr la meta alcanzada.

¿Cuánto debe durar el adiestramiento?

Para conseguir que el perro asimile las lecciones de forma rápida, el adiestramiento básico debe realizarse de forma diaria durante aproximadamente 5-10 minutos. No se recomienda exceder este tiempo, ya que los períodos de atención del animal no son tan largos y de extender la práctica más allá, se corre el riesgo de que el perro no aprenda lo explicado.

En cuanto a las fases, todo dependerá de lo rápido que el perro aprenda. Lo ideal es dedicar entre 1 y 2 semanas para cada nivel de adiestramiento básico, para que en aproximadamente 2 meses el perro consiga tener un comportamiento adecuado en cualquier espacio.

Consejos básicos

El adiestramiento canino, sobre todo el de los cachorros, es un proceso lento y en ocasiones desesperante. Aquí te mostraremos algunos consejos que pueden ser de mucha utilidad para alcanzar la meta sin morir en el intento.

  1. Mantener la calma. Recuerda que después de todo es un animal y que su capacidad de entendimiento es lenta y limitada.
  2. No gritar o maltratar bajo ningún concepto al perro. Esto puede ocasionar que el animal se estrese, se atemorice al estar alrededor tuyo o que en un caso extremo, reaccione de forma agresiva.
  3. El castigo nunca será una forma positiva de adiestramiento. Por eso, accesorios como collares de ahogo, tortura o bozales no se deben usar.
  4. El refuerzo positivo es la clave para conseguir que el perro entienda lo que se le está explicando, cuando haga las cosas bien darle una golosina o abrazarlo efusivamente.
  5. Si el perro se equivoca durante el entrenamiento, no le debes gritar, solamente es necesario volver a la posición inicial y arrancar de nuevo. Por eso se mucha paciencia. El castigo es utilizado en otro método de adiestramiento que hablaremos mas adelante.
  6. Mantener las palabras claves usadas durante el adiestramiento. Si se cambian constantemente se creará confusión en el animal y lo aprendido quedará en el olvido.
  7. La comida que se use como refuerzo positivo debe ser algo especial, no la que consume a diario.
  8. La constancia es la madre de los éxitos. De nada sirve iniciar el proceso de adiestramiento si las practicas no se hacen de forma constante.
  9. Si la familia es grande, cada integrante debe contribuir con el aprendizaje y seguir las normas establecidas, en especial con los comandos de las órdenes y el horario de la comida.
  10. Los comandos a obedecer deben ser sencillos. Una sola palabra preferiblemente, ven, siéntate, camina, quieto… Cuanto más fácil sea, más rápido lo aprenderá.
  11. Para conseguir que el perro entienda lo que se le quiere explicar, debes saber explicárselo. Una buena alternativa será buscar orientación al respecto, leer artículos en Internet sobre el adiestramiento canino, hablar con expertos o sencillamente llevar al animal a una escuela de adiestramiento.
  12. Es necesario crear un vínculo de confianza y unión, que el perro te reconozca como una figura de protección y cariñosa. Los animales también tienen sentimientos y es necesario aprender a reconocerlos, saber lo que le gusta, qué le causa ansiedad, cómo calmarlo. Todo esto influirá en lo rápido que consigan entenderse.
adiestramiento básico

El perro también debe aprender a:

Además de los anteriores lineamientos, durante el adiestramiento básico el perro también debería aprender normas para comer e ir al baño, 2 momentos que pueden resultar catastróficos, si el animal no cuenta con la educación adecuada.

Comer

El momento de la comida debe ser de total calma y tranquila. Es normal ver que los perros se alteran cuando llega esta hora, pero esto es lo que se quiere evitar. La principal recomendación es que desde pequeño se le enseñe al perro que no se debe abalanzar sobre el plato de la comida.

Si el perro reacciona de esta manera, se debe detener el proceso, poner el plato hacía un lado, quitar de su vista la comida y con voz firme ordenarle se quede quieto,  solo cuando el animal se calme repetiremos el proceso.

Una vez servido el alimento, mirar fijamente al perro, colocar el plato en el suelo y con un asentamiento de cabeza o un gesto de la mano, indicarle que puede comer.

Este adiestramiento es uno de los que más tiempo lleva. Es necesario establecer un horario determinado para su comida, y no saltarlo, para poder crear el hábito. El lugar donde come también debe ser el mismo, y en la medida de lo posible, que este no sea transcurrido para darle al animal su espacio.

Estas normas no deben regir solo antes y en el momento de comer, sino que después de que coman, algunos perros suelen hurgar la basura, o si ven a una persona comiendo se dirigen a pedir. Lo ideal es no dejar ningún resto de basura cerca para que el perro no pueda comer nada de allí. 

Si se acerca a la mesa a pedir, con el comando “NO” se le indica que lo está haciendo mal, y se le señala fuera del lugar.

Ir al baño

Después de comer tranquilo, hacer sus necesidades en un lugar específico es otra de las cosas que el perro debe aprender durante su adiestramiento básico. Desafortunadamente, este proceso suele ser más lento y es inevitable encontrarse en cualquier momento con un charco de orina o algún que otro excremento por casa.

En el caso de la orina, una técnica muy recomendada es mojar un pedazo de papel con la orina y frotarlo en el lugar donde se quiere que el perro haga sus necesidades. Él reconocerá su propio aroma y en las próximas ocasiones, querrá ir a marcar su territorio.

A la hora de evacuar, la clave con los perros adultos es estar pendiente durante los 20 minutos siguientes después de su comida, porque durante este tiempo normalmente los perros suelen ir al baño. Por eso, se debe llevar al animal a un espacio abierto tras su comida y solo esperar a que su organismo haga el resto.

Con los cachorros se vuelve un poco más complejo, porque en sus primeros meses de vida necesitan hacerlo por lo menos cada dos horas. En este caso, puedes disponer de un espacio con papel de periódico e indicarle que ese es el lugar indicado.  

Si al volver a casa el animal no ha hecho sus necesidades en los lugares adecuados, no se debe castigar de forma física. Se le muestra el lugar erróneo y se le dice “no” con voz firme, Después debes dirigirlo al espacio definido y señalarlo.

Es recomendable no cambiar su alimentación de manera brusca. Esto puede alterar en sus horarios de ir al baño, lo que ocasionará un conflicto al animal que ya trae un horario de evacuar establecido.

Estas prácticas resultan positivas para el animal. Por lo general, las personas suelen golpear al perro con un papel periódico o gritarle cuando hace sus necesidades dentro de casa, acción que retrasa su proceso de aprendizaje y puede hasta causarle un trauma.

entrenamiento para perros

Adiestramiento básico preventivo

Este concepto se ha ido generalizado en los últimos años. El objetivo básicamente es crear un espacio de vida sano y tranquilo para el animal sin posibilidad de meterse en problemas. Por ejemplo, no dejar el bote de la basura sin tapa, o dejar las bolsas con residuos a su alcance.

Las amonestaciones verbales solo deben hacerse al momento de que ocurra el hecho. El animal no entenderá que está mal lo que ha hecho horas antes. Para que este tipo de educación dé resultados, se debe pasar el mayor tiempo posible con el animal para corregir de forma rápida todas las acciones erróneas que pueda realizar durante el día.

Descubre otros tipos de adiestramiento